Peugeot

Peugeot: Ochenta años de revolución eléctrica

Utilizada por algunos fabricantes al comienzo de la era del automóvil, aunque rápidamente abandonada a favor del petróleo, la propulsión eléctrica fue estudiada por Peugeot en 1902 como una alternativa para los vehículos de reparto con la fabricación algunos ejemplares. Más adelante, durante la Segunda Guerra Mundial, el racionamiento de la gasolina incitó a buscar fuentes de energía alternativas. En ese momento Peugeot fue el único fabricante interesado en este modo de propulsión por lo que creó su primer vehículo eléctrico. Desde entonces, la firma francesa ha adelantado su propia revolución eléctrica.

Peugeot VLV (1941)
Enfrentándose a la ocupación alemana y a las penurias de la época, Peugeot propuso una alternativa revolucionaria: el VLV o «Vehículo ligero de ciudad», un pequeño automóvil diseñado para una cadena de tracción eléctrica eficiente. El primer vehículo eléctrico de la marca del león se presentó bajo la forma de mini cabrío con dos asientos espaciados. Este vehículo económico destinado al uso urbano tenía la intención de satisfacer la demanda de medios de transporte para aquellos cuyo vehículo hubiese sido requisado o no pudiese circular debido al combustible racionado o a su elevado precio. Diseñado como un «ciclocar», con una vía ancha en la parte delantera y una estrecha en la trasera, el VLV funcionaba con baterías almacenadas en el baúl delantero y un motor eléctrico sin diferencial que actuaba sobre las ruedas traseras, con autonomía de 70 a 80 km, para una velocidad que no excedía los 35 km/h. De estos autos, que en su mayoría fueron utilizados por médicos y carteros, se fabricaron 377 ejemplares entre 1941 y 1943 en la planta de Ile-de-France en La Garenne.

Peugeot

En los años 70 y 80, siempre atento a la tecnología, Peugeot se asoció con Alsthom y EDF (Electricité de France) para ofertar propulsión eléctrica en los prototipos Peugeot 104 (4 cupés y 3 furgonetas) y luego en los utilitarios J5 y D9. En 1983 comenzó un nuevo programa en torno al 205, fruto de la colaboración entre PSA y SAFT (baterías).

Peugeot

Peugeot 106 Electric (1993)
El 205 inició el «programa en serie» del Peugeot 106 comenzando con un experimento, en colaboración de EDF y la Comunidad de Ciudades de La Rochelle, único a gran escala: poner a disposición de los clientes, a través de un sistema de autoservicio, una flota de Peugeot 106 eléctricos. Así, en diciembre de 1993, nació la operación ῍50 vehículos eléctricos en La Rochelle῍, poniendo en marcha la primera red de suministros de vehículos eléctricos para funcionarios públicos de Francia y alquiler a ciudadanos y turistas hasta finales de 1995. El 106 se produjo de 1990 a 2003 con 2.798.246 ejemplares, incluidos 3.542 modelos eléctricos entre 1993 y 2003.

Peugeot

Peugeot Ion Concept (1994)
En el Salón del Automóvil de París de 1994 se mostró el Peugeot Ion, un vehículo explorado, concebido y diseñado exclusivamente para la ciudad, el cual sintetizaba soluciones adaptadas y factibles destinadas a satisfacer las exigencias de una clientela urbana en la década de 2000. Ofrecía al conductor y a los pasajeros un nivel de confort y equipamiento todavía futurista para un automóvil de serie. Todo estaba diseñado e instalado para facilitar la vida a bordo: dos puertas anchas daban acceso a cuatro asientos; descansabrazos, reproductor de CD, teléfono manos libres, pantalla de cristal líquido y emplazamientos para videojuegos. Con 3,32 m de largo y 1,60 m de ancho, el Ion Concept era impulsado por un motor de corriente continua de 20 kW, alimentado por baterías de níquel-cadmio.

Peugeot

Peugeot Tulip (1996)
El Tulip nació del deseo de conciliar la ciudad, el automóvil y el medio ambiente por medio de un transporte urbano libre, individual y público. Una estación central se encargaba de la gestión, reserva, mantenimiento de móviles y facturación de este concepto que se organizaba en torno a una red de vehículos de alquiler para la ciudad y para uso público.

Peugeot

Peugeot Touareg (1996)
Presentado en el Salón del Automóvil de París de 1996, este vehículo era un todo terreno silencioso y respetuoso con el medio ambiente, gracias a sus baterías de hidruro de níquel / cadmio ubicadas en el respaldo de los asientos delanteros. Su funcionamiento silencioso, su ausencia total de residuos contaminantes, así como su estética típica Peugeot, eran signos tangibles de una simbiosis real entre viajes, ocio y naturaleza. El motor eléctrico desarrollaba una potencia de 35,5 kW, era asistido por un monocilindro que actuaba como un generador que permitía la recarga autónoma de las baterías y otorgaba una autonomía de 300 kilómetros con 15 litros de combustible.

Peugeot

Peugeot e-doll y Peugeot Bobslid (2000)
En 2000, con motivo del Salón del Automóvil de París, la marca exhibió cuatro concept cars de diseño futurista, creados por los equipos de Gérard Welter bajo la temática “año 2000″ y “movilidad urbana». Entre estos prototipos llamados «City Toyz», dos eran eléctricos: el e-doll y el Bobslid.
El primero era un concept car en el que cabían tres personas a bordo, impulsado por dos motores eléctricos derivados directamente del Scooter eléctrico Peugeot Scoot’elec.
En cuanto al Bobslid, se trataba de un concept car para tres ocupantes (uno central y dos atrás), 100% eléctrico, dirigido por joystick y propulsado por 40 motores eléctricos distribuidos en cuatro ruedas motrices.

Peugeot

Peugeot BB1 (2009)
Se lanzó en el Salón de Frankfurt de 2009 como un concept urbano 100% eléctrico. Capaz de acoger a cuatro personas en solo 2,50 metros de largo, este modelo reinventó el automóvil en todas sus dimensiones: arquitectura, estilo, diseño interior, conducción, conectividad, respetando al máximo el medio ambiente. Ultra compacto, ultra ligero (600 kg) gracias a una carrocería de carbono, el BB1 seguía siendo un modelo de vehículo urbano adaptado a las complicaciones de una ciudad densa. Su batería de ión-litio le otorgaba una autonomía de 100 km, suficiente para usos urbanos, incluido el car sharing, servicio que permite alquilar vehículos por ciertos periodos de tiempo.

Peugeot

Peugeot EX1 (2010)
Concebido en 2010 para celebrar el aniversario número 200 de Peugeot, este concept 100% eléctrico era un roadster biplaza con un estilo futurista y arquitectura original. El EX1 aceleraba de 0 a 100 km/h en solo 2.24 segundos y registraba una velocidad máxima de 260 km/h. Su rendimiento provenía de su aerodinámica afilada, de su estructura ultraligera y de sus dos motores eléctricos, que le otorgaban su potencia máxima acumulada de 250 kW (340 CV) distribuida en cuatro ruedas motrices. Gracias a su estructura de carbono y a su peso ligero, el EX1 batió seis registros mundiales homologados por la Federación Internacional del Automóvil, en el legendario circuito de Montlhéry y también en China.

Peugeot

Peugeot e-2008 (2019)
Primicia mundial en el Salón de Cantón (China) de 2019, este SUV es la interpretación ultra moderna de una experiencia de conducción instintiva y polivalente. Ultra-tecnológico, adopta la nueva generación del i-Cockpit® 3D con equipamientos y ayudas a la conducción al nivel del mejor “savoir faire” de la marca. Este primer SUV Peugeot 100% eléctrico ofrece funcionamiento silencioso, ausencia de vibraciones y libertad para moverse en zonas con acceso restringido. Con sus 320 km de autonomía (de acuerdo con la certificación WLTP), sus 136 caballos y 260 Nm de torque aseguran aceleraciones y recuperaciones de primer nivel.

Peugeot

Nueve meses después del lanzamiento del Peugeot e-208, el portafolio de la marca es amplio en modelos electrificados: e-208, e-2008, 508 HYBRID y 3008 HYBRID4 para turismos; e-Expert, E-Traveler y pronto e-Boxer para vehículos comerciales.

Peugeot

AUTOEXTRA
La publicación especializada en la industria nacional y mundial del automóvil y las motos.

Síganos en: