Inicio 25

El primer colombiano en la F1 fue un Opel

El primer colombiano en la F1 fue un Opel 1

Por Fabio Arévalo

Muchos años convencidos que Roberto José Guerrero y Juan Pablo Montoya habían sido los únicos pilotos colombianos en correr oficialmente en la F1, y parece que no. Al menos nosotros siempre tuvimos como referentes históricos al antioqueño y al bogotano como nuestros máximos exponentes por llegar a la categoría cumbre del automovilismo mundial.

Sin embargo, nos apareció un personaje con genes tricolores que años antes debutó en la F1. Estuvo en dos escuderías, compitió en 10 válidas y marcó puntos. 

El primer colombiano en la F1 fue un Opel 2

Hace unas horas estábamos investigando sobre Opel y su llegada oficial a Colombia, cuando internet soltó el siguiente dato: «Rikky Von Opel, un loco agradable. Mitad colombiano; mitad alemán». Encendidas las alarmas del conocimiento, leímos e investigamos un poco más sobre el primer piloto con ADN colombiano que en verdad compitió en la Fórmula Uno.

La web OpelPost tenía esta historia, y de allí tomamos gran parte de este texto. Rikky era su apodo, pues realmente se llama Frederick. Nació en 1948 en Nueva York y aún no se sabe si está vivo o muerto.

El primer colombiano en la F1 fue un Opel 3

Su padre era Fritz Adam Hermann von Opel más conocido como «Rocket Fritz» por su obsesión y estudios sobre cohetes que adaptó a autos, motos y trenes, y era reconocido en la industria por la creación de los prototipos RAK1 y RAK2. Fritz era a su vez hijo de Adam Opel, el fundador de la legendaria compañía automotriz. Von Opel no fue un haragán sino un ingeniero que estuvo al frente del centro de pruebas de la marca durante varios años y colaboró en el crecimiento tecnológico de la compañía. Luego fue un verdadero aristócrata, pues disfrutó del dinero que General Motors le pagó a su padre por la venta de Opel. Fueron 33.3 millones de dólares de la época (1929) suficientes para gastarlos él y sus tres generaciones siguientes

El primer colombiano en la F1 fue un Opel 4

Aquí un paréntesis histórico: Opel fue fundada en Rüsselsheim, Hesse, Alemania, en 1862, como empresa fabricante de máquinas de coser. En 1886 Adam Opel comenzó a vender bicicletas conocidas como penny-farthings, esas que tenían una gran rueda adelante y una muy pequeña atrás. Le fue tan bien en ambas industrias que al final de siglo, antes de morir, era líder de ventas en Alemania. En 1898 la compañía se asoció con Friedrich Lutzmann para producir autos, pero la alianza no funcionó. Entonces, en 1901 llegó a un acuerdo con Automobiles Darracq France para fabricar vehículos con el nombre Opel Darracq. Estos tenían carrocería Opel con motores bicilíndricos y chasís Darracq. Años después Darracq se disolvió y Opel siguió solo. En 1928 era el mayor exportador de autos de Alemania.

Volviendo a Fritz, en 1947 se casó en segundas nupcias con Emita, en New Jersey, EE.UU. Emita era una mujer nacida en Bogotá, hija del diplomático colombiano Rafael Bernando Herrán Echeverri y de Lucía Olózaga. Ella conoció a Van Opel en Alemania, cuando su padre era jefe de la Oficina Colombiana de Información en Hamburgo. De la unión nacieron Marie Christine y Frederick Von Opel Olózaga.

Rikky nació en 1948 en Nueva York y fue bautizado como «Frederick». Pasó su infancia en St. Moritz y fue a la escuela en Inglaterra. Como relata su amiga Lona Haberberger en la colección de historias y anécdotas de los von Opel, el temperamento feroz de América del Sur de Rikky venció a sus serios genes de la ingeniería alemana desde temprana edad. Cuando era adolescente, Rikky y sus amigos se escapaban en secreto con un trineo por la noche y corrían por el St. Moritz-Celerina Olympic Bobrun. Siempre que llegaban a una curva de la pista, él gritaba «¡No frenes, no frenes!».

El primer colombiano en la F1 fue un Opel 5

Campeón británico de Fórmula 3Más tarde, Rikky von Opel cambió a los vehículos motorizados y puso a prueba sus habilidades de conducción por primera vez a los 20 años en la Fórmula Ford 1600. Luego pasó a la Fórmula Ford 2000, conocida como semillero de jóvenes talentos como Michael Schumacher y Mika Häkkinen. El Campeonato Británico de Fórmula 3 tiene una reputación similar, y Rikky von Opel lo ganó en 1972. Allí, compitió con su nombre real por primera vez; había utilizado el seudónimo ‘Antonio Bronco’ hasta ese momento, pues no quería conducir autos que no fueran Opel mientras competía con su nombre real. Su gran presupuesto y el patrocinio de la aerolínea Iberia le permitieron adelantar más test que cualquiera. Y debido a esas ventajas ganó, según dicen las malas lenguas.

Su mayor sueño, competir en la Fórmula 1, se hizo realidad después de que invirtiera casi toda su fortuna personal en la escudería británica Ensign. El propietario del equipo, Mo Nunn, armó el ‘Ensign MN01’ para Rikky, un monocasco con motor Ford Cosworth DFV8 y transmisión Hewland FGA400. Pintado en un verde oscuro y decorado con delgadas franjas doradas, no era el mejor auto de carreras en esos tiempos, pero sí uno de los más elegantes.

“Un tipo simpático y loco”, dijo la leyenda del automovilismo Huschke von Hanstein sobre Rikky von Opel después de que los dos se conocieron por primera vez. Esta evaluación mostraba que a Von Hanstein le gustaba su compañero aristocrático, pero no le dio mucha importancia. Y por eso apostó 500 marcos alemanes contra el joven Von Opel, diciéndole: «Nunca te clasificarás para el Gran Premio de Francia en Le Castellet». Von Hanstein perdió la apuesta.

Rikky compitió en seis válidas de Fórmula 1 con su Ensign. Gracias a su famoso apellido, atrajo un gran interés de los medios en el Gran Premio de Alemania celebrado en Nürburgring. Aunque oficialmente tiene la nacionalidad de Liechtenstein, proclamó a la prensa deportiva antes de que comenzara la carrera que «Cuando gane, quiero escuchar el himno nacional alemán». Sin embargo, nunca ocurrió: había grietas en el chasis de su auto, por lo que la escudería lo retiró de la carrera, citando preocupaciones de seguridad.

El primer colombiano en la F1 fue un Opel 6

En la temporada siguiente se cambió a Brabham y compitió por ellos cuatro veces antes de poner fin a su carrera en la máxima categoría. Sus mayores logros fueron dos novenos lugares en los Grandes Premios de Suecia y Holanda, y el haber sido el único piloto de Fórmula 1 que ha representado a Liechtenstein en la historia del automovilismo.

Su vida no se volvió menos emocionante después de que su carrera como piloto llegó a su fin. Von Opel fue un elemento básico de la jet set mundial: es el primo de Gunter Sachs y fue un amigo cercano de Alexander Onassis, el hijo de Aristoteles, el magnate multimillonario del transporte marítimo. Más tarde, von Opel se involucró en la filosofía y se trasladó a Tailandia. Se dice que se convirtió al budismo y ahora es monje. Poco se ha sabido de él desde entonces. De la marca sí se conoce muchísimo. Opel sigue vigente: hace poco más de cinco años pasó a manos de PSA y ahora hace parte del Grupo Stellantis, fusión con FCA. Y dentro de muy poco regresará a Colombia, la herencia de un piloto con sangre cafetera.