Inicio 25

Stellantis: Ahora viene el ajuste real

Stellantis: Ahora viene el ajuste real 1

Los accionistas de PSA y FCA aprobaron con más del 99% de los votos la creación de Stellantis mediante la fusión de las dos empresas, que esperan que el proceso definitivo  se produzca el próximo 16 de enero.

A partir de ahí, mucho cambiará para las dos compañías, que conformarán la cuarta empresa automotriz más grande del mundo con más de 400,000 empleados, además de fabricar ocho millones de vehículos al año en un negocio que involucra $203 mil millones de dòlares.


Después de la firma de documentos, la noticia de la fusión y las proyecciones, ahora viene la parte seria de la fusión entre FCA y PSA conocida como Stellantis. Mucho se ha hablado de la conformación de un nuevo grupo gigante automotriz, pero ahora llega la hora de la verdad de la unión, con los ajustes que implicará la desaparición de modelos y marcas.

Stellantis: Ahora viene el ajuste real 2


Ya sea por la eficiencia empresarial o por reducción de costos, varios autos de las 14 marcas involucradas dirán adiós en los próximos dos años.


Varias fuentes en Norteamérica y Europa hablan de recortes y una de las primeras estará relacionada con la cantidad de marcas. En Europa, se dice que las marcas más fuertes de Stellantis son Jeep y Peugeot, mientras que las de futuro incierto son Alfa Romeo, Lancia, Chrysler y Dodge.

Stellantis: Ahora viene el ajuste real 3


También se dice en EE. UU que Dodge no debería ir demasiado lejos con sus muscle cars, un gran contraste con la política futura de la compañía, centrada en los autos eléctricos, la conducción autónoma y la conectividad. Las reglas de emisión más estrictas y la decisión de estados como California y Massachusetts de prohibir los motores a gasolina y diesel en 10 años debilitarán la imagen de la marca. Chrysler no tiene un nuevo modelo a la vista y como marca de lujo no tiene buena acogida en Europa.


Alfa Romeo, por otro lado, choca con los intereses premium de Maserati. No se vende bien y eso es un problema. Lancia tiene un solo modelo, y DS aun le falta recorrido para comandar la división de lujo.

Stellantis: Ahora viene el ajuste real 4


El gran problema son las ventas. Para hacer de Stellantis una empresa rentable, probablemente se eliminarán los modelos y marcas  que no lo son.


Otro punto muy importante por discutir serán las sinergias entre marcas con plataformas comunes, que debería abarcar a Fiat, Peugeot, Citroën, DS, Opel, Vauxhall, Jeep y quizás Alfa Romeo.

Stellantis: Ahora viene el ajuste real 5


Como marca de lujo, Maserati tendrá una mayor importancia en la compañía, pero aún no se sabe cómo coexistirán Opel y Peugeot en Europa. Se dice que los franceses serían más premium en este caso. En Citroën, la atención se centrará en el precio y el estilo, mientras que Fiat debería centrarse más en adquirir Dacia.


Jeep ya tiene su papel con los SUV, lo que debería reforzar su imagen en Europa, mientras que RAM tiene su lugar en las pickups. Stellantis debe racionalizar la producción de automóviles, lo que podría conducir al cierre de plantas.

Stellantis: Ahora viene el ajuste real 6


El uso de la plataforma CMP por parte de Fiat será prácticamente obligatorio bajo el mando de Mike Manley, quien controlará Stellantis en América. Las plataformas locales deberían ser reemplazadas por equivalentes modulares con sinergia india (Citroën).


Peugeot Landtrek podría integrarse con RAM, que sería así exclusivo en ese segmento, al igual que Strada y Toro se venden bajo la marca estadounidense en los mercados latinos. 

Stellantis: Ahora viene el ajuste real 7


Citroën puede centrarse en precios competitivos, mientras que Peugeot eleva su posición con productos más costosos. En medio de eso, viene Fiat, fusionando los dos lados. Incluso se podría fabricar una variante estadounidense de la RAM Landtrek (Dakota), pero Stellantis debería centrarse en una camioneta 100% eléctrica.


Asimismo, en Argentina se habla de la posibilidad de unir el Fiat Cronos y el Peugeot 208 en la misma fábrica (El Palomar) todo para reducir costos.