Inicio 25

A subasta un Porsche de Pablo Escobar

Porsche

Raudo por la avenida de Las Palmas pasa un Porsche blanco con líneas rojas y azules, segundos después es un Chevrolet Camaro que ruge en la subida. Es un dia soleado a principios de los 80s, donde los aficionados ven adelante a Pablo Escobar, el temible narcotraficante, y atrás quien conduce es Ricardo ´Cuchilla´ Londoño, uno de los pilotos más reconocidos de la época. Ambos van raudos porque han apostado muchísimo dinero.

Al llegar, Escobar marca nueve minutos y 53 segundos, solo ocho segundos más que ´Cuchilla´. Se baja del auto feliz, porque ha ganado la apuesta de no perder por más de 15 segundos. “Ese día fui muy dichoso. Hubo de por medio una jugosa apuesta que yo gané en franca lid”, manifestó Escobar, tal como lo reseña el libro ‘El Patrón. Vida y muerte de Pablo Escobar’, de Luis Cañón.

Porsche

Ese Porsche era originalmente un 911 RSR modelo 1974 que ahora es propiedad de Atlantis Motor Group, y que ha sido puesto en subasta por la compañía DuPont Registry.

Porsche

Bien conocido era el gusto de Escobar por los autos y las competencias. En la década de los 70s compitió en la Copa Renault en el autódromo Ricardo Mejía, a las afueras de Bogotá, y tuvo algo de figuración. Amaba el R4, pero en uno de sus viajes a EE.UU vió un Porsche del cual se enamoró perdidamente.

Porsche

En esa época se organizó una carrera llamada IROC (International Racing of Champions) que congregaba a los mejores pilotos de diferentes categorías. Y en la primera edición estuvo el piloto brasileño Emerson Fittipaldi abordo de un Porsche 911 RSR, una de las 15 unidades fabricadas de este modelo. Doce de ellas fueron destinadas para correr en la pista y las restantes fueron reservadas como repuesto. Era 1974 y Emmo era el piloto de la época, por eso a ese Porsche se le conoció como el “Fittipaldi”.

Porsche

Durante los siguientes cuatro años el auto pasaría a manos de otros pilotos, incluso por las de Roger Penske, y más tarde participó en las 24 Horas de Daytona de 1978. Todo parece indicar que luego de esa competencia Escobar adquirió el bólido con motor bóxer de 3.0 litros y 315 caballos y lo llevó a Medellín. Allí el narcotraficante reconvirtió el 911 en un 935 y le puso los famosos colores del Martini Racing. Y ése fue el bólido protagonista de la anécdotas automovilísticas de «El capo de la Mafia» en la subida a Las Palmas.

Porsche

El auto estuvo guardado en diferentes sitios, y por fortuna, no estaba parqueador durante el atentado que sufrió el mafioso en el edificio Mónaco que destruyó gran parte de su colección.

Después de la muerte de Escobar el 911 RSR regresó a EE.UU y su nuevo dueño restauró su carrocería y recuperó la apariencia original del IROC Fittipaldi.

Porsche

El odómetro del Porsche muestra 362 km recorridos, y de acuerdo con DuPont Registry, el automóvil está en perfectas condiciones y viene con todas las certificaciones correspondientes, incluida la asignación de Volkswagen of America, documentación de Penske Productions, North Lake Porsche y John Tunstall.

Porsche

No hace falta decir que este Porsche sería un valioso objeto de colección incluso sin la asociación con Pablo Escobar. “Estos autos rara vez salen a la venta, siendo el último vendido por el comediante Jerry Seinfeld por $ 2.31 millones de dólares”, destaca el comunicado de la empresa que adelanta la subasta

Porsche

“Restaurado profesionalmente. Listo para competir o para ser agregado a su colección”, continúa DuPont Registry. El precio base es de 2,2 millones de dólares por una pieza «extraordinaria y muy rara».

No olvide visitarnos en

FACEBOOK
INSTAGRAM
TWITTER

MÁS DE NOTICIAS INTERNACIONALES EN AUTOEXTRA