Inicio 25

La historia del diamante Renault

La historia del diamante Renault

La historia del diamante Renault . Aquellos que gustan de los autos, e incluso quienes no, inmediatamente reconocen en el diamante una de las firmas indiscutibles de Renault. Una forma que ha representado a la marca desde 1925 y que ahora se actualiza para adaptarse al plan “Renaulution” y al lanzamiento del concept Renault 5 eléctrico.

La historia del diamante Renault 

“El diamante es una de las formas más reconocibles en el mundo. Es una forma geométrica simple, con una identidad fuerte y poderosa. El desafío era renovar esta forma y darle un significado, y valores nuevos y contemporáneos que proyecten a la marca hacia el futuro”, comentó Gilles Vidal, Director de Diseño de Renault.

La historia del diamante Renault

A través de su historia, Renault ha cambiado su identidad visual en varias ocasiones, pero hay algo que no ha cambiado desde 1925, y es la forma de diamante que sirve como base del logo. Inmediatamente reconocible, se ha convertido en uno de los pilares emblemáticos de la marca.

Con sus ángulos, se ha ido adaptando a los rediseños constantes con el paso de los años, en total ocho veces. Nueve, si se cuenta esta nueva versión, un cambio que también muestra la evolución de la marca, su espíritu y objetivos.

Creado en 1992, el actual y saliente logo, fue rediseñado ligeramente en 2015. Dado que su envejecimiento era notorio, y con el fin de acercarse a los nuevos desafíos, además de adaptarse a los nuevos canales de expresión, más digitales, una nueva versión del diamante de Renault se encontraba en estudio desde 2019.

La historia del diamante Renault

Historia
Como todas las principales marcas de automóviles francesas, Renault lleva el nombre de sus fundadores, los hermanos Louis, Marcel y Fernand Renault. El logo era un medallón en estilo Art Nouveau. Las iniciales de los hermanos junto con dos letras R entrelazadas formaban el elegante logo que solo se usó en documentos oficiales. Los autos simplemente decían Renault-Frères, mientras que los cubos de las llantas mostraban las iniciales de Louis Renault.

Después de la muerte de Marcel Renault, Louis cambió el logotipo a una rueda dentada en 1906, con el Renault ganador del primer Gran Premio de Francia en el centro. El logo también marcó la producción a gran escala de modelos Renault, siguiendo el ejemplo de Henry Ford. Tras la Primera Guerra Mundial, en la que Renault suministró tanques al ejército francés, se volvió a cambiar el logo. Un vehículo blindado llegó a ser imagen de la marca.

La historia del diamante Renault

Fue solo en 1923, cuando Louis se dio cuenta (secretamente inspirado por André Citroën) que un logotipo reconocible era bueno para la identidad de la marca. El diamante no apareció en escena, Louis optó por un logo redondo con las barras de una rejilla, con el nombre de Renault en el centro. La bocina eléctrica estaba oculta detrás del logotipo (abierto), que estaba montado en el motor.

El emblema redondo duró solo dos años. En 1925 se decidió que Renault continuaría con uno diferente: la ventana finalmente hizo su aparición en el 40 CV. Después de la Segunda Guerra Mundial, la marca se convirtió en una empresa estatal y se colocó en el medio el nombre de Renault. En 1959 volvió a desaparecer.

En 1972, el logotipo se modernizó radicalmente y obtuvo su efecto 3D. Renault contó con la ayuda del artista franco-húngaro Victor Vasarely. Al rombo se le dio un lugar más prominente y el nombre Renault se eliminó permanentemente.

La historia del diamante Renault

En 1992, cuando Louis Schweitzer asumió la presidencia, las líneas desaparecieron del logotipo y la parte inferior se oscureció un poco. El buque insignia Renault Safrane recibió la primicia. Los cambios que siguieron en 2004, 2007 y 2015 fueron solo sutiles. Ahora se estrena uno con cambios radicales.

“Es un balance entre el reconocimiento de la herencia de la marca y la entrada a una nueva era, un símbolo del futuro”. Así explica Gilles Vidal el cambio en el emblema de Renault.

Para Vidal, el diamante encarna los fundamentos de Renault, por lo que preservar esta figura era una opción obvia. “Lo hemos repensado para hacerlo más icónico, simple y con mayor significado, una firma verdaderamente atemporal, sin efectos o colores superfluos, con una toma contemporánea de las líneas, una parte esencial de nuestra herencia gráfica”, explica el Director de Diseño de Renault.

Si bien la marca ya había usado líneas en sus logos en los años 1946, 1959 y 1972, no es que Renault se esté adaptando a una moda. “Con la línea se trata de contar una historia, una simbiosis, un ciclo, un camino entre dos rombos que se entrelazan por un efecto óptico, y que crean una complementariedad y la impresión de movimiento continuo”, añadió Vidal.

La historia del diamante Renault

Despejado, sin firma o tipografía, este nuevo logo ha sido diseñado para vivir en movimiento. El tratamiento plano facilita su animación, por ejemplo en video o en medios digitales, pero también en los vehículos, para su secuencia de bienvenida. Este nuevo logo será gradualmente aplicado a toda la gama de vehículos de Renault.

Para 2024, todo el catálogo de Renault llevará este nuevo emblema”, concluyó Gilles Vidal.

No olvide visitarnos en

FACEBOOK
INSTAGRAM
TWITTER

MÁS DE NOTICIAS INTERNACIONALES EN AUTOEXTRA