Accidente por presuntuoso 9

Las cajas automáticas sí requieren mantenimiento

Las cajas automáticas sí requieren mantenimiento

Las cajas automáticas sí requieren mantenimiento. Sorprende el temor del mercado por hacer el necesario cambio de aceite y filtro para transmisión, pero si la marca del carro lo exige hay que hacerlo.

Las cajas automáticas sí requieren mantenimiento

Luego de seis años de trabajar en el mercado colombiano Wolf Lubes ha encontrado varios mitos sobre las transmisiones automáticas.

Impocali, representante en Colombia, se refiere al desconocimiento y falta de correcta capacitación en los técnicos mecánicos del país y sus talleres respecto al mantenimiento preventivo de este tipo de transmisiones.

En particular, “sucede que, por temor o desconocimiento, se ha instalado el mito de que las cajas automáticas vienen selladas de fábrica y que no se les debe hacer ningún tipo de mantenimiento, cuando la realidad es otra”, explica el ingeniero Carlos Mora, director de Lubricación de Impocali.

“Basta con leer -continúa Mora- el manual del conductor de cualquier vehículo para encontrar que sí se debe cambiar aceite y filtro porque el lubricante pierde con el tiempo sus propiedades de lubricación y refrigeración.”

Las cajas automáticas sí requieren mantenimiento

Además, continúa Mora, “el filtro puede taponarse y colapsar, debido a las altas temperaturas de funcionamiento provocadas por el esfuerzo adicional que deben hacer los vehículos y más por la quebrada geografía de nuestro país.”

Costosas consecuencias

No adelantar este mantenimiento puede salir costoso. “A varios de los Eurotaller de la red nacional han llegado numerosos vehículos automáticos solicitando tal mantenimiento, pero por no haber hecho a tiempo el cambio del lubricante, la caja de velocidades se ha echado a perder por haber trabajado mucho tiempo con deficiente lubricación y con un costo de sustitución de varios millones de pesos.”, relata David Ibarra, director de Eurotaller Colombia.

“Pero lo cierto es que si el manual del conductor del vehículo indica el cambio de lubricante y filtro a determinado kilometraje, hay que hacerlo, pero con la especificación de aceite adecuada y con la metodología que se indique.”, añadió Ibarra.

El ATF (Fluido de Transmisión Automática) es un lubricante especial que se aplica para el funcionamiento de este tipo de transmisiones.

Como no todas las cajas automáticas son iguales y han venido en constante evolución, ya no hay un único lubricante.

El uso de un ATF incorrecto puede dar lugar a mala lubricación, sobrecalentamiento del motor o provocar una avería irreparable en el sistema.

Es fundamental escoger el ATF adecuado para cada tipo y subtipo de transmisión. 

Las cajas automáticas sí requieren mantenimiento

Tipos de transmisiones automáticas

No menos importante es saber que no todas las transmisiones automáticas son iguales y las podemos clasificar en cuatro grandes grupos:

Transmisión automática convencional: Está basada en gran parte en los primeros sistemas de transmisión automática que utilizan conjuntos de embragues controlados electrónicamente para elegir las distintas velocidades.

Transmisión de variación continua (CVT): En vez de usar un conjunto de engranajes, se usa una correa que se desliza entre poleas para proporcionar una gran variedad de relaciones y un cambio de marcha suave. La principal diferencia entre la CVT y la transmisión automática convencional radica en la mencionada correa.

Transmisión manual automatizada: Se trata de una especie de transmisión híbrida. Funciona básicamente como una transmisión manual, pero con mecanismos controlados por ordenador y de activación electrónica que accionan los embragues y los cambios sin la intervención del conductor.

Las cajas automáticas sí requieren mantenimiento

Transmisión automatizada de doble embrague: Esta transmisión integra dos cajas de cambios, una para las marchas impares y otra para las pares. Esto significa que la marcha previa o posterior a la actual siempre está engranada en el otro embrague y, cuando se cambia de marcha, el ordenador acopla el otro embrague.
Estos sistemas de transmisión manual automatizada (especialmente los de doble embrague) se utilizan frecuentemente en los autos de alto rendimiento. La DSG es un ejemplo.

No olvide visitarnos en

FACEBOOK
INSTAGRAM
TWITTER

MÁS DE POSVENTA EN AUTOEXTRA