Inicio 9

Las curvas en carretera no son inocentadas

Las curvas en carretera no son inocentadas

Las curvas en carretera no son inocentadas. Toda carretera cuenta con retos más o menos exigentes de acuerdo con su longitud, forma, clima y altitud. Uno de los más comunes que enfrentan los conductores son las curvas, que merecen mucha atención y práctica para llegar seguro al destino.

Las curvas en carretera no son inocentadas

El conductor debe adaptar su marcha según las características y condiciones de la vía por donde conduce. Es decir, el grado de atención, pericia y experticia deben cambiar y ajustarse siguiendo ciertos parámetros de anticipación y prevención.

Por ejemplo, dentro de la ciudad, en una vía de tipo residencial, se debe ajustar la velocidad de marcha de tal manera que permita tener un ángulo de visión de hasta 104 grados, mantener una visión panorámica y central amplia, y estar atento a cualquier peligro en la vía.

Las curvas en carretera no son inocentadas
Crédito Pexels

Por otro lado, en una carretera intermunicipal, donde las características geográficas y diseños de tramos de vía con rectas extensas, pendientes, zona montañosa, descensos o curvas, que pueden reducir el ángulo de visión y limitar las capacidades propias.

Las curvas son un peligro constante para la conducción de cualquier vehículo, en especial para los de gran dimensión, debido a que el centro de gravedad se desplaza por efectos de la fuerza centrífuga, la cual aumenta según el ángulo de incidencia de la curva. Si no se asume una buena ubicación en la vía y control de la dirección, puede terminar en un accidente.

Las curvas en carretera no son inocentadas

Para tomar correctamente una curva, en especial, en zonas de poca visibilidad angular, primero tenga en cuenta el peso y longitud del vehículo; la desaceleración al momento de aproximarse a la curva es esencial: en vehículos de transmisión manual, bajar un cambio mejora estabilidad; sujete el volante con ambas manos y lleve a cabo el viraje con suavidad; continúe y modere la velocidad según la señalización existente.

Recuerde, es mejor frenar antes de enfrentar la curva. Hacerlo mientras se inscribe la misma puede ser peligroso.

Tenga en cuenta que el Código Nacional de Tránsito regula ciertas zonas donde es prohibido el adelantamiento, por ejemplo, en algunas curvas, y siempre en puentes, viaductos y zonas con baja visibilidad.

Las curvas en carretera no son inocentadas

Recuerde que mantener una visual profunda permite identificar oportunamente los riesgos en la vía, como condiciones ambientales desfavorables. Por ende, se debe regular la velocidad de circulación ya que ello incide en la forma como se afronta una curva, además de la distancia de detención en caso de una frenada de emergencia.

Texto: Premios Via.

No olvide visitarnos en

FACEBOOK
INSTAGRAM
TWITTER

MÁS DE SEGURIDAD EN AUTOEXTRA