Los SUV medianos deficientes en seguridad, según IIHS

Los SUV medianos deficientes en seguridad, según IIHS

Los SUV medianos deficientes en seguridad, según IIHS. Las últimas calificaciones de las pruebas de choque del IIHS (Instituto de la Seguridad en las Carreteras) en Estados Unidos muestran que algunos SUV medianos no ofrecen la protección adecuada para los pasajeros traseros. La organización actualizó recientemente su prueba de choque frontal moderado, al agregar un maniquí de pasajero detrás del conductor, y ha probado 13 SUV medianos.

Los SUV medianos deficientes en seguridad, según IIHS

Todavía está presente un maniquí de conductor, pero el principal diferenciador entre los vehículos en estas pruebas es la protección de los pasajeros traseros. Dado que amigos y familiares suelen viajar en el asiento posterior, debemos poner más énfasis en su seguridad.
De acuerdo con los datos de la entidad, existe 46 % más de riesgo de lesiones fatales para los ocupantes con cinturón en el asiento trasero en comparación con los del asiento delantero. La razón principal de esta estadística es que las tecnologías de sujeción solo han mejorado en el asiento delantero.

En consecuencia, el IIHS actualizó la prueba frontal de superposición moderada el año pasado en respuesta a una investigación que mostraba que los avances recientes en seguridad solo ocurrieron adelante. La nueva prueba utiliza un maniquí Hybrid III que representa a una mujer pequeña o un niño de 12 años en la segunda fila detrás del conductor. Además, utiliza métricas centradas en las lesiones que suelen observarse en los ocupantes de los asientos traseros.

Los SUV medianos deficientes en seguridad, según IIHS

Para obtener una buena puntuación es necesario que, en primer lugar, los sensores de los maniquíes de la segunda fila registren  mediciones por debajo del límite de un riesgo excesivo para la cabeza, el cuello, el pecho, el abdomen o el muslo, y hay una calificación separada para cada una de estas partes del cuerpo. Además, la pintura de grasa aplicada a la cabeza del maniquí y las imágenes de video deben demostrar que los sistemas de sujeción del vehículo impidieron que la cabeza golpeara el interior o incluso que se acercara demasiado al respaldo del asiento delantero.

Un sensor de presión controla la posición del cinturón de hombro en el torso y puede medir el riesgo de lesiones en el pecho. También está el efecto de «submarinismo», en el que el afectado puede deslizarse por debajo del cinturón de seguridad. En este escenario, el impacto puede causar lesiones abdominales.

No hace falta decir que la estructura del compartimento de los ocupantes debe dejar suficiente espacio de supervivencia para el conductor, y la medición del maniquí del conductor no debe mostrar signos de riesgo excesivo de lesiones.

De los 13 SUV medianos probados, solo cuatro obtuvieron buenas calificaciones: Ford Explorer, Ford Mustang Mach-E, Subaru Ascent y Tesla Model Y. Según la mayoría de las métricas, estos vehiculos ofrecieron una protección sólida para los pasajeros traseros. Específicamente, el cinturón de seguridad permaneció colocado adecuadamente, la bolsa de aire lateral de cortina cumplió su propósito y no se aplicó una fuerza excesiva en el pecho del maniquí.

Los SUV medianos deficientes en seguridad, según IIHS

Sin embargo, en el caso del Ascent y el Explorer, hubo un ligero riesgo de lesiones en la cabeza o el cuello. Además, la cabeza del dummie trasero se acercó al respaldo del asiento delantero en el Modelo Y.

Tres SUV obtuvieron calificaciones marginales con respecto a la seguridad de los pasajeros: Chevrolet Traverse, Toyota Highlander y Volkswagen Atlas. En el Atlas y el Highlander, el riesgo de lesiones en la cabeza o el cuello de los pasajeros traseros fue ligeramente mayor que en el Traverse. Además, la tensión del cinturón de seguridad era alta en el Atlas y el Traverse, y en el VW, la cabeza del maniquí trasero se acercaba al respaldo del asiento delantero. Por último, el cinturón de seguridad pasó de la posición ideal al abdomen en la Highlander.

Los seis SUV restantes recibieron mala calificación: Honda Pilot, Hyundai Palisade, Jeep Grand Cherokee, Jeep Wrangler cuatro  puertas, Mazda CX-9 y Nissan Murano. Hubo  un alto riesgo de lesiones en la cabeza o el cuello del pasajero trasero en el CX-9, Grand Cherokee, Murano, Palisade y Pilot, y un riesgo significativo en el Wrangler. Además, el Jeep no tiene una bolsa de aire lateral de cortina en la parte trasera y el cinturón de seguridad se movió de la posición ideal.

Había un alto riesgo de lesión en el pecho en el CX-9, Grand Cherokee, Palisade y Pilot. Además, en el Murano, el maniquí del pasajero trasero estuvo cerca de golpear el asiento  delantero. Pero el resultado menos deseable con respecto a la lesión en la cabeza fue para el Grand Cherokee, donde la cabeza del dummie   terminó entre la ventana y la bolsa de aire después de rebotar en el impacto inicial. Por supuesto, eso significa que los pasajeros son susceptibles de sufrir lesiones al golpear las superficies duras del vehículo u otros objetos dentro del automóvil.

Los SUV medianos deficientes en seguridad, según IIHS

Como era de esperar, los 13 SUV se desempeñaron bien de acuerdo con los criterios originales del asiento delantero. Sin embargo, no todos fueron impecables; por ejemplo, en el Atlas, había un riesgo significativo de lesiones en la pierna derecha del conductor. En la Traverse, la bolsa de aire no ayudó mucho, ya que la cabeza del dummie golpeó con fuerza el volante. Por último, la bolsa de aire del lado del conductor no se desplegó en el Wrangler.

Organizaciones como IIHS y Euro NCAP han  establecido estrictas condiciones y normas de prueba para garantizar la seguridad de todos los ocupantes, ya sean conductores o pasajeros. Seguramente presionarán a los fabricantes de automóviles para que lleven a cabo los ajustes necesarios con respecto al diseño y la seguridad de sus vehículos.

No olvide visitarnos en

FACEBOOK
INSTAGRAM
TWITTER

MÁS DE SEGURIDAD EN AUTOEXTRA