Cómo frenar sobre asfalto mojado

El agua sobre la carretera reduce la adherencia y obliga a ajustar nuestro estilo de conducción. La mejor indicación que podemos seguir cuando empieza a llover y estamos de viaje es tranquilizarnos al volante, afinar los sentidos y conducir con sumo cuidado. Aunque los autos modernos están dotados de importantes ayudas a la conducción, no podemos olvidar algunas técnicas de conducción clásicas, que nos pueden ser de utilidad para compensar posibles errores humanos. Porque la lluvia, los charcos o una superficie húmeda pueden conducir a situaciones de riesgo, como, por ejemplo, el temido y famoso aquaplaning.

Este fenómeno ocurre cuando se acumula una cantidad de agua superior a la que las llantas son capaces de dispersar. El líquido genera presión entre el caucho y la superficie de asfalto. Cuanto mayor sea la profundidad del charco y más alta sea la velocidad a la que circula el vehículo, mayor será el riesgo de sufrir este fenónemo. Valga decir que, al carecer de adherencia, es imposible dirigir o frenar correctamente, y por ello se deslizará sin control.

Cómo frenar sobre asfalto mojado 1


El primer ajuste para llevar a cabo en nuestro estilo de conducción es el cálculo mental de la distancia de frenado, que será siempre mayor sobre una superficie deslizante. Por norma, adopta un margen de seguridad y anticipa la maniobra el doble de metros respecto al punto en que frenarías sobre asfalto seco. Y si sospechas que hay mucha lluvia, multiplica tu previsión.


Otro consejo a tener en cuenta es cuidar el estado de las llantas, en particular la profundidad del dibujo de su banda de rodadura, detalle que sobre piso mojado adquiere una importancia vital. Este ejemplo lo deja bastante claro: con 8 mm de profundidad la distancia de frenada para detener por completo un auto que circula a 80 km/h es de 42,3 metros. Si ese espesor es de tan sólo 3 mm se necesitarán 51,8 metros. Y con 1.6 mm, precisará de 60,9 metros, o lo que es lo mismo, 20 más que con un neumático nuevo.


La presión de las llantas también es determinante –tanto cuando llueve como cuando no. Si están por encima o por debajo de la referencia recomendada por el fabricante del vehículo acabarán desgastándose de modo irregular, amén de ofrecer un nivel de adherencia desequilibrado durante la frenada.

Cómo frenar sobre asfalto mojado 2


Tus pies mandan
Las frenadas sobre superficies mojadas requieren de un cierto “feeling” con los pies. Esto es, sin pasarte de fuerza, debes “acompañar” a los pedales durante las maniobras para evitar bloquear las ruedas y perder el control de la dirección. En caso de pérdida de adherencia, levanta el pie del acelerador y evita movimientos bruscos con el volante. El procedimiento correcto pasaría por presionar el embrague o seleccionar la posición N de la palanca de cambios –si la caja es automática– para reducir la velocidad y recuperar progresivamente el control del vehículo.


Dar o quitar potencia cuando toca
Si debes frenar o cambiar bruscamente de dirección –para evitar un obstáculo mientras circulas en línea recta, por ejemplo– te recomendamos que pises el freno con decisión el máximo tiempo posible que puedas circular con el auto recto, luego levantar el pie del pedal para recuperar la correcta transmisión de la potencia y modificar la trayectoria con el volante. Sólo cuando hayas completado la evasión deberás frenar otra vez, a fin de aumentar el efecto de la frenada y no perder el control.


En caso de entrar a una curva a velocidad excesiva, sin duda deberás echar mano del pedal de freno –eso sí, con extrema delicadeza–pero nunca pisar el embrague. Esta acción eliminaría el efecto que ejerce el “freno motor” sobre el vehículo, haciéndote casi imposible recuperar el control, ya que las fuerzas sobre los neumáticos no estarán equilibradas y forzarán un indeseado patinaje.

Otros consejos para conducir seguro bajo la lluvia
-Tómelo con calma
La norma básica para conducir bajo la lluvia es simple: dirección, acelerador y freno deben utilizarse con más suavidad de lo normal. Muchos vehículos ya equipan control de estabilidad (ESP), que tiene entre sus funciones reducir el deslizamiento de forma automática. Por ello, contra lo que dicen algunos mitos, este sistema de ayuda electrónica no debe desconectarse jamás. Si su auto no dispone de ESP, le aconsejamos utilizar marchas largas compatibles con la velocidad a la que circula su automóvil. De este modo reducirá el posible deslizamiento de las ruedas. 

Cómo frenar sobre asfalto mojado 3


-Asegure una buena visibilidad
Al menor agarre se unen las dificultades de visibilidad que provocan el agua o el vaho. Asegúrese de que los limpiaparabrisas funcionan bien y pueden evacuar tanto las gotas de agua como el spray que proyectan otros vehículos al circular en carreteras muy mojadas –en particular aquellas con un mal drenaje. Además, repase bien el sistema de climatización para evitar cualquier riesgo de empañamiento.


-Preste atención a las señales de la vía
Siempre es importante respetar las indicaciones viales, pero en caso de lluvia este consejo se torna vital, ya que circular a una velocidad adecuada le permitirá reaccionar a tiempo y evitar males mayores. Preste especial atención a las señales que advierten de superficies deslizantes y a aquellas que le anuncian resaltos.


-Evite aguas profundas
Si no es capaz de medir a simple vista la profundidad de un charco, extreme las precauciones. Puede encontrarse ante un gran hueco capaz de causar serios daños a los neumáticos, las llantas o la suspensión, e incluso provocar una pérdida de control del automóvil. Le aconsejamos que, siempre que pueda hacerlo de modo seguro, evite circular sobre cualquier clase de acumulación de agua. Lo mismo vale en caso de inundaciones. No olvide que la entrada repentina del líquido en el motor puede dañar seriamente el bloque o bien su sistema eléctrico.


-Vire con suavidad
La cautela y una velocidad moderada le ayudarán a detectar las situaciones más peligrosas y a reaccionar en consecuencia, pero todavía existe riesgo de sobreviraje o subviraje. En tales casos, el instinto puede llevarle a girar más, pero le aconsejamos evitarlo so pena de empeorar la situación. La mejor respuesta es reducir la presión sobre el pedal del acelerador y enderezar el volante hasta que los neumáticos recuperen el curso adecuado.

Cómo frenar sobre asfalto mojado 4

Cómo frenar sobre asfalto mojado

AUTOEXTRA
La publicación especializada en la industria nacional y mundial del automóvil y las motos.

Síganos en: